En donde esta mama...

En donde esta mama...
Dame un punto de apoyo y moveré el mundo.

miércoles, 12 de agosto de 2015

De viajeros a presuntos delincuentes; los riesgos que enfrentan los mexicanos al viajar



De viajeros a presuntos delincuentes; los riesgos que enfrentan los mexicanos al viajar



De viajeros a presuntos delincuentes: riesgos que enfrentan los mexicanos al viajar





Martes 11 de agosto de 2015

En México son muchas las historias de injusticia y opacidad en el proceder de las autoridades policiales y judiciales. Los casos de Ángel de María Soto Zárate, Ernesto Torre Carbajal, Óscar Montes de Oca, Lilia Angélica López comparten una misma injusticia, fueron acusados de traficar substancias prohibidas a su regreso al país.

México (elsemanario.com).- Ángel de María Soto Zárate, Ernesto Torre Carbajal, Óscar Montes de Oca, Lilia Angélica López, son los nombres de cuatro mexicanos que a su regreso al país luego de viajes a Sudamérica fueron acusados de presunta posesión de drogas, tres lograron su libertad pero una víctima está presa.

Estos cuatro casos reflejan una evidente y profunda carencia en los procesos judiciales y policiales en México, además de una alarmantes falta de preparación de los elementos encargados de ambas jurisprudencias pues en todos (los cuatro) se denunciaron serias fallas en los procesos, el principal y más importante, seasumió la culpabilidad en lugar de la presunción de inocencia, una garantía constitucional.

En la última semana, el caso de Óscar Montes de Oca, un joven mexicano que regresó de viaje procedente de Argentina y a su llegada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) fue detenido por presunta posesión de drogas, acaparó los medios nacionales e internacionales.

¿Cómo pasó? Pues su maleta fue cambiada en una de las escalas del vuelo (Perú o Colombia) en la que otra valija fue etiquetada como propiedad de Óscar, pero en lugar de su equipaje contenía 20 kilogramos de cocaína y a su arribo al AICM laPolicía Federal lo detuvo acusándolo de tráfico de drogas.

La familia y amigos de Óscar se movilizaron rápido y conmovieron a la opinión pública que se desbordó en apoyo a su causa a través de las redes sociales y de una petición en la plataforma Change.org para exigir su liberación.

Además, recibió el apoyo por parte del rector de la Universidad Autónoma del Estado de México (su alma máter) que en conjunto con la movilización social metieron presión para que las autoridades realizaran una investigación justa y apegada a derecho.

Al final, la aerolínea Avianca reconoció que la valija que le achacaban a Óscar no era la de él y posteriormente la Procuraduría General de la República (PGR) desistió de la acusación por lo que el joven sociólogo y analista político pudo salir del penal federal de El Rincón, en Tepic, Nayarit, donde estuvo recluido casi una semana.

La historia de Óscar Montes de Oca no es la única injusticia, en menos de dos años se han reportado otros tres casos similares; se trata de las acusaciones infundadas contra Ángel de María Soto Zárate, Ernesto Torre Carbajal, y Lilia Angélica López.

Ángel de María y Ernesto lograron su libertad con “prontitud” pues no demoró más de unos días en resolverse sus casos, sin embargo, en ambos, también hubo una movilización por parte de familiares y amigos para pedir apoyo a través de las redes sociales, situación que atrajo la atención de los medios y que obligó a las autoridades a investigar y a la postre dejarlos en libertad por las evidentes fallas.

Sin embargo, el caso de Angye López no tuvo esa fortuna, la estudiante del INBA lleva ocho meses en el penal de Santa Martha y, hasta antes del caso de Óscar no tenía esperanzas de resolverse. Hoy, parece que la historia “gemela” le da una oportunidad de que las autoridades se ocupen de una investigación infundada y con evidentes fallos en sus procesos.

Esta es la primera entrega de cuatro en las que El Semanario recordará estas historias que si bien, son conocidas por las redes sociales y los medios de comunicación, pueden ser muy parecidas o incluso iguales a muchas otras que no conocemos.

Mañana hablaremos del caso de Ángel de María Soto Zárate, la joven maestra que quería ver al Papa en Brasil pero a su regreso terminó acusada de traficar 10 kilos de cocaína en una maleta que nunca reconoció como suya.
Publicar un comentario