En donde esta mama...

En donde esta mama...
Dame un punto de apoyo y moveré el mundo.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Padre clama ayuda para liberar a su hija Lilia Angélica López | Excélsior



Padre clama ayuda para liberar a su hija Lilia Angélica López | Excélsior



Padre clama ayuda para liberar a su hija Lilia Angélica López




Bailarina del INBA fue acusada de llevar cocaína en su maleta, luego de regresar de Colombia


COMPARTIR 12/08/2015 05:48 Redacción



Proceso. Lilia Angélica López, joven de 21 años, bailarina de danza folclórica del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), está presa desde el 31 de diciembre de 2014.



CIUDAD DE MÉXICO, 12 de agosto.- El señor Jorge López Montes, padre de Lilia Angélica López, una joven de 21 años, bailarina del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA),—quien lleva siete meses en la cárcel acusada del delito de introducción de tres kilos de cocaína en una maleta cuando regresaba de Colombia—, aseguró que él, junto con familiares y amistades han intentado “moverse por todos lados” e incluso en redes sociales con el hashtag #AngyeLibre “para ver si de ese modo las autoridades nos ayudan a que se resuelva el caso”.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río para Grupo Imagen Multimedia, López Montes relató que cuando su hija llegó al aeropuerto de Colombia documentó su equipaje, lo revisaron en tres filtros: rayos X, perros y en la tercera la revisaron manualmente; una vez que comprueba que no tiene nada, le sellan el pasaporte y le dan su pase de abordar para que viaje a la Ciudad de México y la maleta se va documentada sin ningún problema.

“Pero cuando llega aquí (Ciudad de México), su maleta se tarda muchísimo en salir, es la última que sale; en cuanto sale la toma y no da ni cinco pasos cuando le cayeron los policías del aeropuerto; le dicen que su maleta se ve sospechosa y la jalan a un cuarto. Ponen la maleta en otro cuarto.

Después de un rato la regresan a donde estaba la maleta, ya esposada, dicen que se pare viendo hacia la pared, manos a la cabeza, la tienen ahí hasta las seis de la tarde sin que dieran fe al Ministerio Público, solamente la policía de las aduanas.


“Después de ahí la trasladan a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) hasta las 6:30 de la tarde, otra vez la vuelven a parar contra la pared, esposada… de rato cuando ya tienen la maleta le dicen que no voltee, que ella se quede ahí, empieza a entrar muchísima gente…ella no puede voltear porque la están insultando, la están tratando de traficante, la amenazaron…y cuando rompen la maleta, sin que ella vea y le dicen ‘ahora sí ya puedes voltear. Mira, traes tres kilos de cocaína’”.

Jorge López continuó el relato de lo sucedido tras la detención de Lilia Angélica: “Todo el día 31 (de diciembre de 2014) estuvimos afuera de la SEIDO esperando a que nos dieran noticias, ahí pasamos año nuevo y el 1 de enero (de 2015) a las cinco de la tarde salió una juez de la PGR diciendo que ella sería la encargada de tomarle la declaración a mi hija, luego me enteré que ni siquiera le tomaron la declaración, nada más le dijo: ‘fírmale aquí para que esto sea más rápido’ (..) entonces mi hija firmó y era para irse a Tepic (al penal federal de Nayarit).”


“Pero entonces sale la abogada (defensora de oficio de la PGR) y nos dice que en ese momento mi hija estaba siendo trasladada al penal de Tepic... nosotros le preguntamos por qué no nos dio permiso de hablar con ella, de verla, de que nos indicaran qué estaba pasando.”

Dijo que en estos momentos su hija ya se encuentra más tranquila porque en las redes sociales hay un gran movimiento para exigir su liberación.

El caso que le da esperanza a Angye

El caso de Lilia Angélica López salió a la luz a raíz del impacto mediático y en redes sociales de la detención del antropólogo Óscar Álvaro Montes de Oca, a quien agentes federales atribuyeron la propiedad de una maleta con cocaína que nunca reconoció como suya.
Tras una semana en prisión, este joven recuperó su libertad el viernes pasado luego de que la fiscalía no le imputara cargos tras confirmar, con ayuda de la aerolínea colombiana Avianca, que la maleta con 20 kilos de cocaína no era de su propiedad.
Publicar un comentario