En donde esta mama...

En donde esta mama...
Dame un punto de apoyo y moveré el mundo.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Un hombre, su mujer y su amante mataban y comían a sus víctimas | Noticias Uruguay y el Mundo actualizadas - Diario EL PAIS Uruguay

Un hombre, su mujer y su amante mataban y comían a sus víctimas | Noticias Uruguay y el Mundo actualizadas - Diario EL PAIS Uruguay






OCURRIÓ EN BRASIL

Un hombre, su mujer y su amante mataban y comían a sus víctimas


Tres personas fueron a la cárcel en Brasil por asesinar y comerse a una adolescente. También lo habrían hecho con otras mujeres. Confesaron haber hecho empanadas con carne humana y haberlas vendido en una feria ubicada en Garanhuns.
FOTO



Foto: Archivo El País

San PabloANSAsáb nov 15 2014 18:17



Un espeluznante caso en Brasil terminó con duras condenas para un trío (hombre, esposa y amante) condenados a dos décadas de prisión por actos de canibalismo, pues mataron, descuartizaron y se comieron a sus víctimas.

Los tres fueron acusados de asesinar a una jovencita de 17 años, Jessica Pereira, haberla luego descuartizado y tras eso se comieron algunas partes de su cuerpo, además de proceder del mismo modo con otras dos víctimas.

Encima, al momento de ser apresados planeaban un cuarto homicidio. La policía sospecha que en realidad asesinaron a cinco mujeres, pero no pudieron probar todo.

La prensa los bautizó "los caníbales de Garanhuns", una localidad del noroeste brasileño donde vivían y donde fueron condenados por "homicidio, ocultamiento y desmembramiento del cadáver".

Se trata de Jorge Beltrao, de 52 años, el líder de un trío macabro, que recibió una condena de 21 años y seis meses de prisión; más su esposa Isabel Cristina Pires, de 53, y la joven Bruna Cristina Olivera da Silva, la amante de 28, cada una de las cuales recibió una pena de 19 años de cárcel.

Durante el juicio los tres declararon formar parte de una secta llamada "Cartel" por la que se veían obligados a cometer rituales de sacrificio con las víctimas, con el objetivo de "controlar la natalidad" y "purificar el mundo".

El caso ganó mayor repercusión en este estado del noreste de Brasil porque el trío llegó incluso a utilizar carne humana para realizar aperitivos como empanadas y las clásicas "coixinhas' brasileñas que vendieron en la periferia de la localidad de Garanhuns.
Publicar un comentario