En donde esta mama...

En donde esta mama...
Dame un punto de apoyo y moveré el mundo.

miércoles, 16 de marzo de 2016

PUERTA NORTE ACAPONETA: REMEMBRANZAS...CASI UNA AUTOBIOGRAFÍA (Primera parte)



PUERTA NORTE ACAPONETA: REMEMBRANZAS...CASI UNA AUTOBIOGRAFÍA (Primera parte)



MARTES, 3 DE ABRIL DE 2012

REMEMBRANZAS...CASI UNA AUTOBIOGRAFÍA (Primera parte)



Estación del Ferrocarril de Acaponeta
PRESENTAMOS UN ESTUPENDO TESTIMONIO EN LA VOZ DIRECTA Y LA PLUMA ÁGIL DE UN ACAPONETENSE QUE VIVIÓ EN UNA ÉPOCA QUE MUCHOS AÚN RECUERDAN, DE UN ACAPONETA QUE QUIZÁ YA NUNCA VUELVA A SER LO QUE FUE.
ES UN INTERESANTE TRABAJO AUTOBIOGRÁFICO DEL SEÑOR DR. JOSÉ ALGARÍN GONZÁLEZ, QUIEN A TRAVÉS DE SU SOBRINO Y COLABORADOR DE PUERTA NORTE, HÉCTOR ALGARÍN ESPINOSA, AMABLEMENTE NOS PROPORCIONA.
QUE LO DISFRUTE EL AMABLE LECTOR.


Por: José B. Algarín G.
“EN LA POCA VIDA QUE ME QUEDA, Y EN LA LARGA MUERTE QUE ME ESPERA, ME ATREVO A ESCRIBIR ESTAS LINEAS, PARA QUE EN EL FUTURO SEPAN MIS HIJOS QUIEN FUE O TRATO DE SER SU PADRE”.


“No es que tenga miedo a morirme. Es tan sólo, que no quiero estar ahí cuando suceda” WOODY ALLEN.



EL PRINCIPIO
Hola, ¿qué tal?... Si estás aquí, aprovecharé para presentarme:


José B. Algarín González


Me llamo José Buenaventura Algarín González (el Buenaventura me "viene" del nombre de mi abuelo paterno).
Nací un día 20 de Abril del año de 1935, en la Ciudad de Guadalajara, precisamente un Sábado de Gloria, y según me cuenta la Nina (así la llamábamos cariñosamente, pues fue madrina de todos), en el momento en que encendían un "judas" en el templo cercano a donde vi la primera luz, el Santuario de Guadalupe, y según me comentó en varias ocasiones coincidió mi nacimiento, con la "Apertura de la Gloria" (¿?)


Así pues entre truenos y olor a pólvora llegue felizmente a este mundo y en la Ciudad precisa (siempre me he declarado nayarita, no por adopción sino por convencimiento y amor a este terruño en donde descansan los restos siempre vivos en mi memoria de los seres mas queridas por mí, mis Padres).
Debo aclarar que no fui el primogénito, pues mi hermana Tere, nació un año 8 meses antes que yo. Fuimos 6 hermanos, Tere fue la primera, el que escribe, el segundo, luego mi hermano Héctor, los tres mencionados nacimos en Guadalajara. Mis padres por motivos que con el tiempo se me aclararon, emigraron de Guadalajara hacia un pintoresco pueblo llamado Acaponeta, en el estado de Nayarit. Ahí nacerían Carlos, Margarita y el Benjamin de la familia Luis Arturo.


INFANCIA
Mi infancia fue todo lo bueno que podía ser en una risueña población, la cual abrió su corazón para recibir a una familia en formación, que consistía en mi padre José Algarín López, mi madre Margarita González Flores, la “Nina”, María Cruz González, soltera, hermana de mi madre y Dña. Guadalupe Flores, madre de mi mama. Y los nuevos Carlos, Margarita y Luis Arturo, ellos ya nacidos en esta encantadora Ciudad.


Tengo tantos y tan bellos recuerdos de esta población, que se me acumulan en mi mente cada uno de ellos, pero quizá los que más dejaron huella en mi memoria eran las frecuentes salidas a cacería en la que mi padre nos llevaba con regularidad. En esas excursiones le “tirábamos” a todo lo que se movía, volaba, nadaba o arrastraba, sin tomar en cuenta el daño que hacíamos a la ecología del lugar.
Lo más remoto que recuerdo de mi infancia es una casa, chica, a la cual llegamos, y en la que frecuentemente, en las noches se oían maullidos producidos por una cantidad indeterminada de gatos, probablemente al llamado del período de celo de las gatas. Esta casa estaba a un costado de la Iglesia, casi veo a los vecinos, pues eran todos (o casi todos de origen chino) que se quedaron en esta población después de terminar las vías del Ferrocarril al paso por esta Ciudad.


Había en esa casa un pequeño jardín interior pletórico de grandes plantas de colomos, de gardenias, que desde chico me embelesaron con su aroma, y una noche cansados los vecinos y mi padre de las “serenatas” que los felinos hacían con frecuencia, subieron al tejado y no se como, agarraron a un gato y... ¡le cortaron la cola! Debo decirles que fue esta la ultima vez que los gatos dejaron de acudir al llamado plañidero y nada agradable de las gatas.


Al poco tiempo nos cambiamos a una casa, quizá una de las mejores de la ciudad en aquella época, por la calle Veracruz No. 18, casa que era un consultorio de un doctor de apellido Castro. Y que tenía un aparato de Rayos X, último modelo, quizá el único en todo el norte del estado y el sur del vecino estado de Sinaloa. En la última recámara tenía su aparato de Rayos X, y en varias ocasiones veía yo a mi Papa ayudando al doctor en sus exámenes de radiografías, y atendiendo a heridos, de bala, acuchillados, fracturados y de todo tipo de lesiones. Debo aclarar que mi padre ejercía como Dentista.
Tenia dicha casa un jardín central no muy grande, pero si lo necesario para que mi Padre sembrara un guayabo, un árbol de limas y un higo, que con el tiempo hicieron las delicias de nuestros paladares con sus frutos.


No había en aquel tiempo drenaje, así que se contaba con una fosa séptica, que con el transcurso de los años hubo necesidad de vaciarla.
Mando mi Padre construir una recámara anexa, junto con otro baño en el fondo del jardín, y además un medio baño en el lado norte de dicho Jardín, recuerdo muy bien que su techumbre era de lo que en aquel tiempo era lo último, material de asbesto.


Como era muy escaso, o no había gas butano, mi padre mando construir una carbonera, un pequeño cuarto con una pequeña ventana por donde era descargado el carbón, mismo que periódicamente era llenado. Esta pequeña carbonera colindaba con lo que era la cochera la cual nunca se utilizó como tal, pues mi Papá nunca tuvo carro, pero que le sirvió espléndidamente para construir un agradable laboratorio-taller, en el cual se pasaba horas y más horas arreglando (y en ocasiones desarreglando) cuanto aparato de radio y otros artefactos de cualquier índole se le presentaban y cómo sería, que el mismo lo nombró (tenía letrero) taller “EL MATARILE”
En una ocasión mi Padre --bajo su dirección-- y una serie de amigos estaban produciendo Hidrógeno (debo aclarar que mi Padre tenia una vasta y sólida educación y cultura adquirida en sus años de seminarista en su juventud en la capital, Tepic, pues no había en aquel tiempo escuelas de educación media superior) y recuerdo muy bien que alguno de sus amigos encendió un cigarrillo y no se hizo esperar una tremenda explosión que no llego a mayores pues la producción de Hidrógeno apenas había empezado,...¡si no...!


RAICES DE LA VOCACION
Quizá el ambiente en el que me crié influyó en mi decisión de ser médico, pues enfrente de mi casa acababa de llegar un doctor venido de Escuinapa, Sinaloa, el Dr. José de Jesús Osuna Gómez. Y mi padre como Dentista, tenía siempre una clientela numerosa a la cual atendía de manera eficiente, y los escupitajos sanguinolentos eran lo más común de ver en esa que fue mi casa. Además había yo visto como trabajaban conjuntamente mi Padre y el anterior Doctor inquilino de esa casa.


Después de esas cacerías a las que hacia referencia, me traía yo los especímenes mas grandes de iguanas a las que, con mucho cuidado y realmente no me acuerdo con qué instrumentos (me imagino que con navajas de rasurar) las eviceraba y las rellenaba de aserrín, estopa, ceniza y cal, y por supuesto las cosía de nuevo. Poniéndolas luego a secar en el techo de lo que era un medio baño del cual hice referencia al hablar del jardín.
Desgraciadamente mis conocimientos como taxidermista dejaban mucho que desear pues a los pocos días el olfato de mi padre se ponía a prueba, y rápidamente descubría de donde provenía ese mal olor que era producido por la descomposición de dichos lagartos, agarrándolas por la larga cola iban a dar a un solar deshabitado en lo que era el patio trasero del “Astoria Club”.Ocasionalmente su puntería no era tan buena y sin querer caían con el vecino, el Sr. Martín M. Sáizar, mismo que le hacía un conminatorio exhorto para que a la brevedad posible fuera yo a llevarme tan inesperado regalo que el cielo le había enviado.


En una ocasión, y atrincherado dentro de lo que era la carbonera, y a ocultas de mi querida hermana Tere, quien plácidamente jugaba a las casitas y a las muñecas, entonando dulces melodías, sentada en una especie de banqueta y a escasos ocho metros de mi guarida se me ocurrió, armado con mi rifle de municiones, empezar a tumbarle lo que con tanto trabajo ella había armado en su casita formada de piezas de cartón y madera. Ya se imaginaran el susto y el desconcierto de ella al impacto de las pequeñas municiones, que con certera puntería hacían caer las paredes de su diminuta vivienda y yo, amparado en la clandestinidad de mi escondite casi me descubría de la risa que no podía contener, cuando una y otra vez se le caían las paredes de su “pequeña casa.”
Ella, toda dulzura, no se explicaba tan raro fenómeno, pues debo decir que no se escuchaba el disparo de su franco-tirador hermano, hasta que ... Sí, esa vez ¡FALLE!... Haciendo blanco en su brazo, y no sé qué fue mas impactante para mi, si el haberle pegado sin querer, o el tremendo grito que no acababa de terminar nunca, señalándose al mismo tiempo el lugar del impacto y con su dedo índice delator señalándome a mi...que ya me había descubierto...yo me sentí como en una casamata de la segunda guerra mundial donde no había salida ni escape posible... De inmediato y sin terminar Tere de gritar, salió mi Padre a ver que es lo qué sucedía, descubriendo con la ayuda explícita de mi querida hermana al autor de tal desaguisado (60 años después comprendo muy bien lo que Eduard Munch en su cuadro “El grito” quiso representar).


Mi padre tomo lo primero que se encontró (que, para mi desgracia fue un rollo de alambre de energía eléctrica forrado de plomo) y con él me dio, no sé, tres, quizá cuatro azotes. ¡Qué por cierto bien merecido me lo tenía!


ANÉCDOTAS DE MI PUEBLO
Como en todo pequeño pueblo todos se conocían y era casi una costumbre que en las plácidas tardes sacaran sus mecedoras, sillas, y lo que fuera mas a la mano para hacer tertulias en la banqueta sin obstruir el paso de las personas. Ahí se saludaba al vecino y al que iba pasando, se ponían al corriente de las ultimas novedades, y por qué no decirlo, de los maas recientes chismes de tan variopinta sociedad.


Algo conmocionó a la sociedad de Acaponeta, la inminente boda de una de las hijas del Jefe de Estación, un señor de apellido De León (debo aclarar que ser Jefe de Estación en aquella época, era todo un cargo, que la persona que lo detentara era vista como una persona que tenía una preponderancia en la Ciudad). Su familia, unas muchachas bellas, y su esposa, frecuentemente iban de paseo o de vacaciones a la Ciudad de Los Angeles, California del vecino país del norte y traían lo ultimo de la moda femenina.
Pues bien, se casaba una de ellas con el hijo de un Sr. Federico Ramón Corona, nada menos que sobrino-nieto del extinto General Ramón Corona (Perseguidor de Manuel Lozada y que llego a ocupar la Gubernatura de Jalisco siendo asesinado por Primitivo Rom). Al hijo, que le pusieron por apodo “Rabanito” (quizá por parecerse sobre todo en la nariz a un famoso payaso que era la delicia de los chicos en un circo que periódicamente hacia su aparición en Acaponeta, y que desgraciadamente esta persona era alcohólico).


Pues la novedad era en esa época, que NO HABIA BODA, que se cancelaba.


Poco tiempo después el Sr. De León pidió su cambio a otra parte de la República Mexicana y nunca mas se supo de él o su familia.



ooooooooo

Con el tiempo, (vox populi) nos enteramos que el hijo de Don. Federico R. Corona se había practicado como fase preliminar para la boda, un examen médico y el resultado fue que estaba infectado de una nefasta enfermedad en grado sumo, de tal manera que el también se desterró voluntariamente de Acaponeta, habiendo muerto poco tiempo después en la Ciudad de Guadalajara.


Su padre Don. Federico R. Corona, cultivaba una gran amistad con mi Padre, y todas las tardes después de comer llegaba a la casa para reposar y dormir la siesta en una mecedora que mi Papa tenia ex profeso para él.
Debo decir que ocupaba un alto puesto dentro de la logia Masónica (Gran Maestro Grado 33) y que, sin embargo, a pesar de la diferencia de edad con respecto a mi Padre (él era mucho mayor) ambos se tenían una gran estima en lo particular, en lo religioso, el respetaba a mi Padre quien era un católico fiel.


Esto viene al caso porque Don. Federico R. Corona al sentirse enfermo acudió a la casa de nosotros, misma casa en la que murió en brazos de mi Padre, y antes de expirar, mi Papá consiguió que el aceptara la venida de un Sacerdote para su reconciliación.
En esta época a la cual hago referencia, los habitantes de ésta Ciudad no pasaríamos de 4 mil, y era muy frecuente ver en las calles multitud de animales, desde burros, perros, gatos, vacas, cerdos, y aprovechando la mención de cerdos, un grupo de chiquillos que en ese tiempo se llamaban pandillas nos reuníamos en los alrededores del mercado para hacer travesuras, y en una ocasión, a instancias de mis facinerosos amigos y ante la insistencia de ellos, me atreví a “montar” una puerca, por cierto muy delgada y grande, y agarrándola firmemente de las orejas salí disparado en una loca carrera sin rumbo fijo con los chillidos estridentes del pobre animal que llamaban la atención de todos los transeúntes en tan temprana hora (serían las 7 de la mañana) mi carrera no llego muy lejos pues ante mis ojos atónitos, el noble animal ¡se desplomo muerto!


Nervioso y al mismo tiempo ufanado de mi breve “hazaña,” me retiré junto con la compañía de mis amiguitos a mi casa. No tardó mucho en llegar el dueño del animal quien llevaba terciado en el cuello el cadáver del porcino, el cual me había dado tan efímera fama de osado jinete. Cansado, aventó aquel animal muerto en el vestíbulo de la sala de espera de mi Papa pidiendo que saliera.
Mi Papá, incrédulo, escuchó la versión del afectado el cual le decía: ¡Doctor, esta es la puerca de mi propiedad que su hijo me mató! ¡Le suplico que me la pague! Cosa que mi Papá hizo de inmediato.


Obvio es decir que después de esto hubo un regaño moderado de parte de mi padre, y recuerdo muy bien que durante 4 a 5 días tanto los vecinos como mi familia comimos carne de puerco.
No olvidaré los días de asueto que aprovechábamos al máximo en los alrededores del pueblo, y recuerdo en este momento la cacería que hacíamos en un camino que llevaba a un poblado cercano a Acaponeta, se llama San José de Gracia, y prácticamente era un callejón de herradura rodeado de majestuosos cedros donde interrumpíamos la vida apacible de grandes iguanas las cuales contemplaban el paso del tiempo, ajenas a toda especulación ontológica que a nosotros nos parecían inalcanzables.


Por ese rumbo vivía un amigo, se llamaba Zenón, y tenia un perro de raza indefinida al cual conocíamos con el apodo de “Chiquilín” en contraposición con su tamaño pues era un perro de bastante envergadura.
Con Zenón y su amaestrado perro llegamos a cazar varios conejos los cuales correteábamos en terreno irregular, y si, por acaso, en su loca carrera por huir de la horda de muchachos se escondían o se metían en sus cuevas, no por eso dejamos de sacarlos con la ayuda del famoso perro Chiquilín. Y los que no alcanzaban a esconderse morían prácticamente en la carrera que les imponíamos en campo traviesa.


¡Que tiempos!
De ahí seguíamos a un arroyo cerca de donde corríamos como galgos, lugar donde nos dábamos un chapuzón de Padre y Señor Mío.


En ese arroyo llamado de la Viejita (decían que se aparecía una señora de edad provecta) pescábamos pequeñas mojarras, y no me pregunten como, pero ahí mismo las asábamos a fuego lento y nos las comíamos con gran delectación.
Como era muy afecto en ese entonces a las artes cinegéticas, no perdonaba --y me da pena ahora reconocerlo-- la mortandad de pichones que hacía, los cuales anidaban o vivían en el único cine que había en la localidad, el cual tenia una techumbre muy alta, a dos aguas, y unas canaletas de gran capacidad para el desagüe en tiempo de lluvia, que hacia la delicia de nosotros recibir aquel gran chorro de agua desde una altura bastante considerable.


Decía que no perdonaba el quitarles la vida a dichos pichones los cuales caían muertos o heridos en casa de nuestro querido vecino el Dr. Osuna y su mamá (con justa razón) se quejaba del acto que hacíamos con esos pobres animales.
“Accidentalmente” en una tarde que no sé de dónde traía en mi poder un gran cohete, que lo reconozco me daba miedo encenderlo y elevarlo hacia el cielo, cual oración de un joven imberbe, lo que se me ocurrió fue ponerlo en el caño que comunicaba la casa del Doctor con la calle y así encenderlo. Ustedes ya se imaginaran el gran estruendo que produjo tamaño artefacto DENTRO de la casa, que recuerda la familia del médico Osuna y en especial su querida mamá Dña. Clementina que se cimbró la casa.


No me consta, pero me llegaron rumores de que dicha dama por cierto muy piadosa, fue con el Sr. Cura. J. Jesús Valencia, párroco de feliz memoria, con la súplica de que se hiciera un novenario de misas (que ella costearía) para “que se cambiaran los Algarín”. Aclaro que los que se mudaron fueron ellos.
El tiempo de lluvias venía a calmar el intenso calor que sufríamos estoicamente, y como recuerdo que a las primeras lluvias “brotaban” no sé de dónde, cientos de sapos de descomunal tamaño, y ni esos pobres animalitos se nos escapaban de las travesuras que les hacíamos.


Y perdonen mi franqueza pero voy a contarles la mas apreciada por un corro de amiguitos que comandaba el que escribe...
Se trataba de cazar un pequeño escarabajo, insecto llamado mayate y pegarle en el dorso del cuerpo una pequeña piedrecilla llamada carburo (se utilizaba mucho este mineral por los mineros, pues en aquel tiempo era frecuente que usaran una lámpara a base de este elemento, la cual cerraban herméticamente después de añadirle agua, y producía una intensa flama azul-blanquecina) esto es un hidrocarburo altamente explosivo.


Una vez preparado así este inocente animalito, se ponía al alcance de un gigantesco sapo, el cual a los pocos segundo se lo engullía (por cierto, extendía una larga lengua y se lo tragaba al enrollarse esta).
La reacción química no se hacia esperar, pues dicho batracio empezaba a casi duplicar su volumen por la producción del gas que se formaba al contacto de sus jugos digestivos, ricos en agua y ácidos, y empezaba a secretar una especie de sustancia lechosa a través de su gruesa piel.


EL TREN
Por supuesto que el suplicio no acababa ahí, pues era el inicio de apenas el experimento en el cual trasformábamos un simple sapo, en un pequeño dragón al acercarle cada que eructaba una fuente de fuego que ya teníamos preparada...Era impresionante la cantidad de flama y la distancia hasta donde llegaba ¡Pobres sapos...!


Los habitantes de Acaponeta nos sentíamos orgullosos de la estación del ferrocarril, una construcción de tipo Californiano de dos aguas hecha en su mayor parte de madera y donde llegaba un tren arrastrados por una maquina de vapor, y donde había un gran tanque de agua, de más de 35,000 litros de capacidad del cual se surtía la gran maquina que arrastraba más de 60 carros de carga, y la “corrida” de pasajeros, eran de uno cuantos carros, sin faltar un sección que se llamaba “Pullman” donde había un servicio realmente de primera.
La llegada del tren era motivo para que gran numero de personas nos diéramos cita en la estación pues se hacia una romería para dar la bienvenida y despedir a nuestros conocidos y no conocidos.
Se vendían antojitos, sopes de pollo, de nopales, de carnitas, tejuino, tamales y pequeñas macetas con la planta de Gardenias, las cuales nos regalaban su exquisito olor, perfumando toda el área de llegada.


Cada tercer día llegaba procedente del puerto de Mazatlán un vagón que era impulsado por un gran motor de combustible Diesel, al cual llamábamos “AUTOVIA” con capacidad para 60 pasajeros, y hacía el trayecto en menos de tres horas a una velocidad que en aquel tiempo era de locura.
Al llegar a Acaponeta había una plataforma en la cual por medio de una “espuela”, se aislaba este gran vagón en los rieles especialmente adaptados para darle un gran giro de 180 grados. Donde quedaba listo para su retorno.


Ahí era donde entrábamos en acción una turba de chiquillos para hacer girar sobre la plataforma aquel monstruo de acero quedando así en la posición adecuada para su regreso a Mazatlán. El premio, subir al vagón aquel para que el “Porter” (generalmente un negro de impresionante estatura) nos obsequiara un vaso de agua fresca.
Desgraciadamente, uno de mis amigos perdió una pierna al ser atrapada entre un riel y otro al hacer girar aquella descomunal plataforma.


(Continuará...)
Publicar un comentario